Brotó: la marca mexicana de productos gourmet naturales que está empoderando a las mujeres

Hace unos días llegó a mi oficina un paquete con productos de Brotó: mermeladas de zarzamora y guayaba, salsa chipotle, salsa macha (chile de árbol y ajonjolí) y miel. Mis amigos siempre se burlan de mí porque dicen que soy muy exagerada y siempre digo que lo que estoy comiendo es “lo mejor que he probado en mi vida”. Esta vez, no es exageración. Los productos de Brotó son de lo mejor que he probado en mi vida y lo que más me gusta es que son hechos artesanalmente por mujeres de zonas rurales del país y libres de conservadores y aditivos.

brotó
Es por eso que entrevistamos a las creadoras de este increíble proyecto: Fernanda Corral y Roberta Sáinz quienes hace dos años, durante una visita a San Juan Atezcapan, Estado de México, se dieron cuenta de que en esta zona había una gran producción de zarzamoras, chiles y guayabas, entre otros, y que habían muchas mujeres que necesitaban una fuente de ingreso y un proyecto para volverse independientes y apoyar a sus familias. Fue así que nació Brotó con la misión de darle a estas mujeres un sentido de empoderamiento, desarrollo empresarial y mejoramiento de su comunidad a través de la venta de productos artesanales y naturales hechos por ellas.

¿Qué estudiaron y dónde se conocieron?
Fernanda Corral Comunicación en la Ibero.
Roberta Sáenz Comunicación y Relaciones Públicas en Suffolk University, Boston y ahora estoy haciendo unos cursos de administración en Vancouver junto con mi esposo. Estudié dos semestres en la Ibero y ahí fue donde nos conocimos. Ninguna de las dos teníamos idea de cómo empezar una empresa, pero fuimos aprendiendo juntas. 

¿Cómo surgió la idea de Brotó?
F.C. Hace dos años yo estaba en búsqueda de un proyecto social en el cuál involucrarme, y Robi me invitó a San Juan Atezcapan (su familia tiene un rancho ahí) a conocer unos proyectos que estaban haciendo, como un comedor comunitario y lecturas para los niños. 

brotó
San Juan Atezcapan, Estado de México.

Se nos ocurrió juntar a las señoras del pueblo para empezar a darles cursos y capacitaciones, pero vimos que eso no tenía mucho impacto ya que igual regresaban a su rutina sin nada que hacer. 

Conoce la historia de la pareja de mexicanos que le están dando la vuelta al mundo (literal)

En esas visitas al pueblo nos dimos cuenta que había muchísimos productores de zarzamora, chiles, guayaba, etc. y decidimos que sería buena idea que las señoras tuvieran un trabajo, una fuente de ingreso, que se involucraran en un proyecto para que ellas pudieran ser independientes y apoyar a sus familias. 

Empezamos trabajando en el rancho, y ahora ya tenemos una casa independiente en el pueblo en donde estamos empezando nuestro propio huerto para crecer algunos de nuestros ingredientes básicos.

brotó
Fernanda Corral y Roberta Sáinz con las mujeres de San Juan Atezcapan, Estado de México, creadoras de los productos de Brotó.

¿Cómo eligieron el nombre?
Junto con las señoras empezamos a hacer una lluvia de ideas, y ellas mismas pensaron en el nombre Brotó. Todo lo que sale de la tierra brota, y al mismo tiempo, queríamos “brotar” un nuevo negocio, y un nuevo modelo de trabajo para comunidades rurales. Que no sólo fueran “empleadas” sino parte del proyecto, con aportación de ideas y toma de decisiones. Un modelo de empoderamiento.

También queríamos un nombre que representara el hecho de que nuestros productos son naturales.

¿Les gusta cocinar, ustedes ayudaron a crear las recetas o las mujeres de la comunidad las implementaron?
Ninguna de las dos somos muy buenas con la cocina jaja, pero nos encanta comer y probar cosas nuevas. Las mujeres de la comunidad fueron quienes nos fueron dando las ideas para las recetas. Algunas eran recetas caseras de ellas, y otras inventos que fueron saliendo en base a los ingredientes que conseguíamos con los productores de la zona. 

¿Cómo fue el acercamiento con las mujeres de la comunidad?
Empezamos juntando como a 30, 40 mujeres para darles cursos y capacitaciones (de finanzas personales, ventas, nutrición, higiene, etc). Ahí las fuimos conociendo y muchas de ellas se interesaron en el proyecto y empezaron a trabajar con nosotras. 

¿Cuántos productos hay en su catálogo actualmente?
Tenemos 5 productos: mermelada de zarzamora, mermelada de guayaba con jengibre, salsa chipotle y salsa macha (de chile de árbol con ajonjolí). 

También tenemos miel de abeja pero la estamos manejando bajo pedido, ya que esa viene de unos productores de Michoacán y es más difícil conseguirla. 

brotó

brotó

¿Planean tener nuevos productos y nuevas comunidades?
Sí, planeamos sacar dos productos nuevos a principios del año que entra. 

En un futuro nos encantaría replicar esto en diferentes comunidades del país, ya que hemos visto que las mujeres que trabajan con nosotras se han vuelto más independientes y pueden aportar a sus familias. También hay muchísimos productores en nuestro país con ingredientes de excelente calidad esperando a ser usados de una manera artesanal.

Creemos que es muy importante consolidarnos en una comunidad primero, para poder llevarnos el modelo a otros lugares y tener éxito en las mismas.  Ahorita seguimos aprendiendo, estamos en una etapa de aprendizaje con muchos errores y éxitos también.

¿Cómo es el trabajo en conjunto con estas mujeres?
F.C. Es increíble porque ellas llevan toda la parte de producción sin nuestra ayuda. Ya conocen a los productores locales de la zona y a ellos les compran los ingredientes para los productos y los cocinan de manera artesanal. Igual estamos empezando un huerto propio en donde estamos plantando algunos de nuestros ingredientes básicos (chile de árbol, cebolla, jengibre, cilantro, etc). Yo solamente voy a San Juan una vez a la semana para revisar todo, platicar con ellas sobre futuros planes, pedidos y a recoger producto. 

Robi se encarga de la parte social, de ver que se junten todas las mujeres del pueblo (aunque no trabajen con nosotras) en el comedor comunitario una vez al mes en donde llevamos a voluntarios a dar pláticas y talleres. 

“Nuestro objetivo principal es que las mujeres que trabajan con nosotros sean cada vez más independientes, que ellas puedan llevar parte del negocio sin problema y que seamos una marca autosustentable, en donde todos los ingredientes sean naturales y orgánicos.”

¿Qué sigue para Brotó?
Ahorita nuestro mayor enfoque es crecer. Encontrar nuevos puntos de venta, nuevos clientes y darnos a conocer como marca. Nuestro objetivo principal es que las mujeres que trabajan con nosotros sean cada vez más independientes, que ellas puedan llevar parte del negocio sin problema y que seamos una marca autosustentable, en donde todos los ingredientes sean naturales y orgánicos. Creemos que un producto no tiene que ser light para ser saludable; al contrario, ya que no usamos ningún químico, conservadores o aditivos. Estamos creciendo poco a poco y pronto esperamos tener un catálogo de productos más grande, sin perder la producción artesanal que es lo que nos distingue. 

Seguirán habiendo retos, ya que es un mercado difícil y también no es fácil mantener la parte social a flote. Pero creemos que nuestros productos son buenos, de calidad, y tienen el potencial para que todos los disfruten como un producto del día a día con características naturales, artesanales y locales. 

Puedes comprar los productos de Brotó en línea y en puntos de venta físicos. Además, también pueden ser personalizados: te hacen bolos, regalos y canastas empresariales con tu etiqueta.

brotó
Brotó también personaliza los productos: te hacen bolos, regalos y canastas empresariales con tu etiqueta.

Facebook: brotomx