7 fobias causadas por la cultura pop (a It y American Horror Story les gusta esto)

¿Cuando ves un payaso sientes que las piernas te tiemblan, se te revuelve el estómago y se te nubla la vista?, ¿ver un poco de sangre hace que te desmayes de inmediato?, ¿los patrones o figuras geométricas muy juntas hacen que te dé picazón y te sacan de tus casillas? Felicidades, tienes fobias heredadas por la cultura pop.

Se dice que a principio de los 90, los casos de coulrofobia, es decir, miedo a los payasos, aumentaron gracias a la adaptación del libro de Stephen King It. De hecho justo ahora con el reboot de la película, los sindicatos de payasos han interpuesto quejas y se han lanzado a la calle a protestar porque toda la publicidad los está afectando económicamente, ya que la gente está cancelando los shows.


Por cierto, si quieres saber por qué los payasos pueden ser tan aterradores, échale un ojo a este artículo de BBC News.

Pero la coulrofobia no es el único miedo desarrollado por las películas y las series. Aquí una lista de títulos que podrás llevarle a tu psicólogo para que descifre de dónde vienen tus fobias.

Aracnofobia

Asco o fobia irracional a las arañas de cualquier tipo, desde las patonas hasta las tarántulas.
¿Quién nos la heredó? Aunque hay que decir que es una de las fobias más usuales, sin duda la película Aracnofobia de 1990 y Harry Potter and the Chamber of Secrets con el tierno Aragog tuvieron mucho qué ver.
¿Cómo superarla? Canta Witzy Araña hasta que pierda sentido todo.

 

Pediofobia

Miedo intenso e irracional a los muñecos, o a que los muñecos cobren vida.
¿Quién nos la heredó? OBVIAMENTE Chucky, el muñeco asesino. Pero en últimas fechas Anabelle le quitó el sitio como la muñeca más horrorosa del cine.
¿Cómo superarla? Intenta dormir con un póster gigante de Anabelle mirándote, frente a tu cama.
Nota de la autora: esto es real, a mí me pasó. 

Somnifobia

Miedo irracional y excesivo ante el acto de dormir.
¿Quién nos la heredó? Freddy Krueger en A Nightmare on Elm Street cuando se metía a los sueños de los niños para matarlos y torturarlos desde el más allá.   
¿Cómo superarla?
¡Deja de ver películas de terror antes de dormir! O las noticias, esas también dan miedo.


Tripanofobia

Otra de las más comunes: miedo irracional a las agujas o a las jeringas.
¿Quién nos la heredó? Probablemente venga de las mil veces que tu mamá te llevó a las campañas de vacunación y de las inyecciones mal puestas por la vecina que tenía “la mano suavecita”. Pero si hablamos de la cultura pop, sin duda la escena de la alberca de jeringas en Saw II, te hará pedir pastillas cuando el doctor te pregunte qué prefieres.
¿Cómo superarla? Hazte muchos tatuajes. Después de la aguja de la máquina de tatuar, cualquier inyección te hará los mandados.

 

Tripofobia

Miedo o repulsión generados al mirar o al estar cerca de figuras geométricas muy juntas.
¿Quién nos la heredó? Aunque ésta es nueva para la cultura pop, los de American Horror Story han sabido capitalizarla en su nueva temporada, Cult; acá, una mujer sufre de tres fobias que no la dejan vivir: tripofobia, coulrofobia y hemofobia (o sea, miedo a la sangre). Y por lo que hemos visto, también le tiene fobia a Trump, algo que todo el mundo comparte. 
¿Cómo superarla? ¿
A poco estas tiernas abejitas trabajando duramente en su panal no te hacen reconsiderarlo?

fobias

 

Hipocondria

Aunque no es una fobia como tal, los hipocondriacos tienen terror a estar enfermos y por eso cuidan hasta el mínimo detalle por evitarlo. De esta forma cualquier reacción en su cuerpo, es tomada como síntoma de enfermedad.
¿Quién nos la heredó? The Walking Dead, World War Z, Contagion, I Am Leyend y toooodas las películas de zombies. Éstas siempre inician con un contagio que enferma poco a poco a la población, haciéndola caer en el padecimiento zombie.  
¿Cómo superarla? Ve cinco veces al día Zombieland. Además de darte buenos tips por si te agarra el holocausto zombie, te hará replantear muchas cosas sobre tu hipocondría.
O si eres muy arriesgado, échate unos tacos afuera del metro Tacubaya. Si sobrevives, tu fobia quedará sanada también.

Hasta ahora no hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección email no será publicada.